La Ciudad Eterna – Roma

Hacía tiempo que nos escribíamos y no ha sido por falta de ganas sino porque hemos estado viajando y preparando algunas sorpresas que vamos a publicar en las próximas semanas. Este es el caso de una mini guía de Roma en el que os proponemos tres itinerarios para tres días. Lo hemos probado y verdaderamente es una auténtica pasada con lo que si no sabes muy bien por dónde empezar os animamos a que hagáis esta visita a esta ciudad que no dejará indiferente.

El Coliseo

El Coliseo de Roma

Roma lleva el sobrenombre de la Ciudad  Eterna y aunque desde nuestro punto de vista este título debería llevar otra ciudad como podría ser Jerusalén (la cual fue conquistada 36 ocasiones, destruida en 10 y que próximamente os facilitaremos una guía para que podéis visitarla) os aseguramos que vale la pena no sólo estar tres días sino que podréis estar tres semanas y aún no verlo todo. Aquí vamos

Por la ruta amarilla empezariais por La Porta Pía es una puerta de la antigua Muralla Aureliana de Roma en Italia. Es uno de los adelantos para la ciudad realizado por el papa Pío IV, y nombrada de esta manera en su conmemoración. Está localizada al final de la Vía Pía, y fue diseñada por Miguel Ángel para sustituir la Porta Momentánea que estaba situada varios cientos de metros al sur.

La construcción comenzó en 1561 y finalizó en 1565, después de la muerte del artista. Una medalla de bronce conmemorativa de 1561 realizada por Gianfederico Bonzagna, muestra un plano primitivo de Miguel Ángel, muy diferente de su diseño final. La fachada en las afueras de la ciudad fue terminada en 1869 con el diseño neoclásico de Virginio Vespignani.

Fue a través de una brecha en el muro cercano a este lugar, realizada por fuego de artillería, por donde el 20 de septiembre de 1870 entraron a Roma los soldados Bersaglieri para completar la Unificación de Italia. Un monumento en la plaza frente al portal y otro en el área de la brecha celebran el evento. Las construcciones entre las dos entradas del portal, que una vez acogieron a la aduana, son ahora la sede del Museo Histórico de los Bersaglieri, con la monumental tumba de Enrico Toti.

En este lugar, el 11 de septiembre de 1926, el activista antifascista Gino Lucetti lanzó una bomba contra el automóvil que transportaba a Benito Mussolini, pero sin ninguna consecuencia.

Bajando por la vía XX de septiembre encontraréis muchas iglesias, entre ellas te destaco la iglesia de Santa María de la Victoria, donde está el Éxtasis de Santa Teresa, obra de Gian Lorenzo Bernini (1645-1652), espero que os acordeis de Bernini, escultor barroco, preferido por los papas de la época, y que tenía como rival a Borromini, además la iglesia de Santa Susana, desde aquí se puede apreciar en la calle perpendicular bajando Santa María de los Ángeles, obra de Miguel Ángel(s. XVI), en la plaza de la república, al exterior es un poco austera, pero el interior seguro os sorprenderá, obra a medio camino entre renacimiento y Barroco llama totalmente la atención, junto a ella las termas de Diocleciano, emperador romano. Y por la vía Torino llegáis a Santa María la Mayor, basílica cristiana, que en época paleocristiana fue uno de los emblemas del cristianismo, enorme tanto por dentro como por fuera, bastante rica decorativamente hablando.

Volviendo a la calle XX de Septiembre y bajando más, siempre en la misma calle, San Carlino alle quatro fontane, obra esta de Borromini, iglesia de estilo Barroco, que llama la atención por su preciosa fachada, que está colocada de esquina y por tener es las cuatro esquinas que cortan esa calle cuatro fuentes.

Si seguís bajando por la calle encontraréis Santa Andrea del Quirinal, esta es obra de Bernini, y sigue jugando con las líneas curvas y rectas en la fachada.

Un poquito más adelante, el palacio del Quirinal, justo la más alta de las colinas de Roma, el palacio fue residencia papal, luego de los reyes y hoy residencia del Presidente de la república, con suerte veréis el cambio de guardia, es muy interesante, no tanto como el inglés pero no está mal…. En el centro de la plaza la fuente de Cástor y Pólux. Desde la plaza tenéis buenas vistas.

Bajando por V.D.Dataria llegáis a la Fontana de Trevi, última obra barroca importante de Roma, hecha en treinta años desde 1730 a 1762, obra de Nicola Salvi, no de Bernini como mucha gente cree, representa el triunfo de Neptuno(jejeje, apúntatelo atletista, jejeje…) y las cuatro figuras femeninas representan las cuatro estaciones del año.

Después de tirar la monedita, siempre de espaldas…según miráis a la fontana ir por la calle derecha de esta, dejando la fontana a la izquierda, llegáis a la vía del Tritón, y a la plaza Barberini, aquí están dos de las fuentes más representativas del Barroco de Bernini, la fuente del tritón y la de las Abejas, Bernini como ya os dije antes era el favorito de los papas, y esta plaza la Barberini inspira este poder, la familia Barberini fue una de las más importantes de Roma, grandes mecenas y además poderosos, también fueron papas.

Dos opciones o ir por la vía due Macelli o por la Sistina, si vais por la primera llegaréis a la plaza de España por la parte baja, si vais por la sistina, llegaréis a la parte alta, donde está Santa Trinitá dei Monti, y desde ahí, la plaza hacia abajo, La plaza se construyó en 1723 y la fuente que está en la parte baja es de Bernini, es conocida como la fuente de la barcaza por su forma, desde aquí o hasta aquí entráis en el tridente!!! Ah!!! Y aquí está la embajada de España, por ahí veréis algún Guardia Civil!!!

La Roma actual es una mezcla entre la Roma Renacentista y la Barroca, de hecho los sucesivos Papas, desde Pío IV se han ido encargando de ir creando la forma de la ciudad, pues bien, en esta época se abren las grandes vías de comunicación, ya que Roma se está convirtiendo en la GRAN ROMA, es centro de peregrinaciones, y en cada plaza importante donde además suele haber una iglesia van a colocar un obelisco, en aquella época la mayoría de los edificios eran bajos, y los obeliscos indicaban los sitios de peregrinaje por donde todo buen cristiano tenía que pasar.

Pues bien, volviendo al tridente, desde plaza España por la vía del Babuino llegáis a la plaza del Popolo y allí, en esta gran plaza donde hay dos iglesias gemelas de Bernini y un obelisco(siempre egipcio, hay prácticamente más en Roma q en El Cairo) se abren esas tres grandes vías del tridente, Babuino, vía del Corso(que termina en la plaza Venecia, y por lo tanto en la roma Imperial de los tiempos romanos) y la vía di Ripetta que llega hasta el Tiber …

Si todavía no estáis cansados al lado de la Plaza del Popolo tenéis el jardín del Pincio, ideado por Napoleón, y desde la gran explana tenéis otra de las mejores vistas de Roma. Y para rematar la tarde podéis ir andando o coger un Bus(no recuerdo el nº) hasta la Gallería Borghese, uno de los grandes museos de Roma.

Ruta Verde: Lo primero ir a Museos Vaticanos y a San Pedro, aquí tienes más información y horarios, te recomiendo que compréis la entradas antes de ir, la información de esto me lo ahorro, sólo resumo, San Pedro comienza en época paleocristiana, es decir s.IV d.C., pero se decide hacer un nuevo templo, destacables con las aportaciones de Miguel Ángel y Bernini, dentro de San Pedro tenéis la Piedad de M.Ángel y varias esculturas de Bernini junto al baldaquino, en los Museos Vatinacos, puf… millones de cosas, destacables como no m.Ángel y las pinturas de Rafael….puffff… y más….

Después de la ruta Vaticana…q imagino os habrá dejado rotos os recomiendo que bajéis por la Vía d la conciliazione hacia el Castillo de S.Angelo, mausoleo del emperador Adriano, se empezó hacia el 124 d.C., era mausoleo de los emperadores romanos hasta Caracalla, los papas lo transforman en fortaleza unida al Vaticano por el “passetto” (lo del libro de Ángeles y Demonios es verdad), el papa Gregorio I mandó hacer los ángeles a Bernini.

Cruzáis el río y seguís andando por el lungotevere tor di nona, veréis al otro lado del río el llamativo palazzo de Giustizia, y andando por el Lungotevere Marzio llegáis a la palaza Augusto Imperatore, donde se encuentra el Mausoleo de Augusto, una tumba circular inspirada en las etruscas, el castillo de Sant’Angelo era la misma idea, y entre el mausoleo y el Tíber el ara Pacis Augustae, el altar de la Paz de Augusto, que levantó para celebrar la paz que aseguro al imperio (tiempo de los galos Asterix, Obelix… a los hispanos nos acaban de terminar de conquistar, estaban en ello desde el 218 a.C. y Augusto ya es del siglo I. Habéis llegado prácticamente hasta la plaza del Popolo, la de las iglesias gemelas.

Si bajáis por la vía d Scrofa os encontráis a mano derecha con la piazza Navona, y a mano izquierda con el Panteón, al lado el Panteón otra iglesia, y la plaza de la Columna de Marco Aurelio. Lo que antes era la zona de Campo de Marte comprende una gran zona, que en época romana tenía estadios, teatros… (Julio César fue asesinado en el Teatro de Pompeyo, donde ahora está la iglesia de Sant’Andrea della Valle). La Plaza Navona está construida sobre las ruinas del Estadio de Domiciano, de hecho mantiene la forma elíptica, la plaza está decorada con tres fuentes, la del centro es la fontana dei Quattro Fuimi, también obra de Bernini(como no) representan el Nilo, Ganges, Danubio y el Río de la Plata, la iglesia de la plaza es la de Sant’Agnese in Agone obra de Borromini el gran rival de Bernini (se llevaban fatal), dicen que la figura que representa el río de la Plata tiene el brazo extendido para protegerse ante la amenaza de la ruina de la iglesia del arquitecto rival.

El Panteón, templo dedicado a todos los dioses, es construido por voluntad de Agripa, yerno de Augusto, entre el 27 y 25 a.C, y reconstruido en tiempos de Adriano, 118 y 125 d.C., pasó a ser iglesia de Santa María y los mártires en el 609. Aquí están enterrados entre otros el artista Rafael, y el reyes Victor Manuel II (el rey de la unificación italiana 1870)  y Humberto I con la reina Margarita, su esposa. Justo detrás tenéis otra iglesia Santa María Sopra Minerva, iglesia pequeñita pero que guarda secretos, en la fachada un elefante de Bernini con un obelisco egipcio os da la bienvenida y dentro os encontráis joyas del renacimiento como el Cristo de M.Ángel.

Ruta violeta: Podéis empezar con el monumento a Vittorio Enmanuele, en la plaza Venezia, aquí tenéis también la columna trajana, el “Victoriano” es el monumento dedicado a Victor Manuel II para conmemorar la Independencia de Italia, es muy criticado por los romanos, dicen que es demasiado pomposo y demasiado blanco, el edificio fue inaugurado en 1911, en pleno estilo neoclásico. La columna Trajana es del 110 d.C. luego tenéis dos escaleras una que llega a s.María en Aracoeli del siglo V y la famosa escalera “Cordonata” de M.Ángel que une lo que se llamó la parte vieja de roma y la nueva, el Capitolio o Campodoglio, en el centro de la plaza la estatua ecuestre de Marco Aurelio, emperador que perseguía a los cristianos y los mataba, se pensaba que era Constantino el emperador que les toleró y dejó de perseguir y por eso la estatua no se fundió en época medieval.

Desde el Capitolio, atravesándolo llegáis al foro romano, y al fondo el Coliseo, este se empezó en el año 72 por Vespasiano, y podían caber al menos 50.000 espectadores, fue utilizado para espectáculos hasta el año 608 que fue transformado en fortaleza, y más adelante derribado parcialmente para reutilizar sus materiales. Al lado del Coliseo tenéis el arco de Constantino, el que dio libertad a los cristianos. También al lado del Coliseo los restos de la Domus Áurea de Nerón. Y muy cerquita san Pietro in Vincoli, iglesia donde está el famoso Moisés de Miguel Ángel.

Siempre en la zona del foro, por la vía san Gregorio llegáis a las termas de Caracalla y en la salida de la ciudad, porta S.Paolo, tenéis la pirámide de Cayo Cestio, tumba romana del 11 d.C. de estilo egipcio, los egipcios estaban de moda (julio César, Marco Antonio, Cleopatra….) y al lado San Pablo Extramuros, también de época paleocristiana fue edificada sobre la tumba del apóstol san Pablo, se destruyó por un incendio, pero la actual de 1854 sigue el modelo de la antigua. Por la Porta de S.Sebastiano las catacumbas paleocristianas.

De nuevo desde el foro y como punto de partida la piazza porta capena, tenéis el antiguo circo máximo y andando hacia el río os encontraréis con el templo de Vesta(el de las antiguas vírgenes vestales) y el de Fortuna Viril( el masculino) cada uno sus dioses para que no os peléis. Al lado tenéis la iglesia de Santa María en Cósmedin, donde está la Bocca della Verità, es decir, la boca de la verdad, una cabeza de forma circular, que tenéis que ir a probar, según dicen mordía la mano de los mentirosos y ladrones, lo cierto es que tenía una cámara secreta y a los mentirosos y ladrones se le llevaba allí para juzgarles y claro siempre había un verdugo para quedarse con la manita ajena….

Desde aquí veis la isla Tiberina y los restos del teatro  Marcello.

Cruzáis a la otra parte del río y llegáis al Trastévere, salvando las distancias ( que son muchas) es el barrio del Carmen valenciano, o el Lavapiés Madrileño, barrio con ambiente nocturno(si tenéis la suerte de encontrar los bares…jeje…) y un tanto extraño, no es tan turístico como el resto de Roma, pero tenéis dos iglesitas chulas, Santa María in Trastévere y Santa Cecilia(aquí la santa es una escultura de Bernini!!!!!)

Y como no, también en el trastévere,  El templete de San Pietro in Montorio que es obra del arquitecto cinquecentista Bramante de 1502 – 1510, en uno de los patios del convento franciscano de san pedro in montonio en Roma, actual Academia de España en Roma.

Fue encargado por los Reyes Católicos para conmemorar la Toma de Granada en 1492, levantándose en el lugar donde según la tradición fue martirizado San Pedro.

Se considera esta obra como el manifiesto de la arquitectura del clasicismo renacentista, dada su pureza de líneas y austeridad decorativa.

Ufff  y despues de todas estas caminatas ya os dejamos para que podais disfrutarla como se merece.

Arrivederci!

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *